Básicamente, un nuevo blog relacionado a todo lo que este humilde servidor dice y hace, más allá de la temática que se cubre en el blog de tecnología.

Sobre este sitio

Esto no es nada más que una bitácora que continúa lo que comenzó en la anterior, con las facilidades de Blogger (ya saben).

jueves, 13 de abril de 2017

Comunidades, comunidades, comunidades


Hasta hace poco, me había enterado que los desarrolladores de Libreboot, un equivalente en software libre a UEFI y BIOS, habían enviado un mensaje disculpándose con toda la comunidad de software libre, la cual se había puesto en contra de este componente por la actitud prepotente que tuvo cuando se originó un malentendido por la expulsión de Leah Rowe dentro de la membresía de la Free Software Foundation. Ahora parece que está sucediendo lo mismo con Parabola GNU/Linux-libre -en especial-, con André Silva, el cual, ha tomado una postura completamente neutral frente a esta clase de incidente, sin echarle la culpa a nadie a pesar de su reciente recaída en su estado de salud.

Y bueno, quizá con lo del software libre, esta clase de roces suelen llevar a casos en los que prácticamente se manche la reputación de esta comunidad. Ya hasta se ha dejado en claro por parte de algunas personas que están hartas que sean estigmatizadas de tuxlibanes (gracias, Jessica).

Ahora, la verdad es que la comunidad que está realmente metida en el software libre, se podrá darse cuenta que no es muy diferente a lo que se encontraría con usuarios de Windows, Facebook y otros servicios que son técnicamente "privativos" (ya en casos como el "fappening/celebgate", PRISM y compañía, etc., se entiende por qué la tirria), tengamos en cuenta que muchas veces, el control de la información por parte de la persona es muchas veces limitada por el mismo servicio, y en ocasiones, la gracia de estar en este mundo del software libre, suele resultar gratificante.

Hasta el momento, ando recurriendo a las redes sociales como GNUSocial (mi preferida, la ando usando desde que antes era conocida como StatusNet), Diaspora* y Pump.io por si el contenido que encuentro en Facebook resulta ser rutinario y cerrado (una lástima, ni siquiera puedes hacer un debate con personas que viven en tu distrito sobre un tema polémico sin antes tener a varias personas que ven el material a tomar en cuenta antes de la introducción del texto para iniciar un debate). Quizá, la consecuencia de no desprenderme de estas redes sociales sean consecuencia de mi actitud incauta de meterme en cuanta red social que no sea mainstream (o sea, popular/conocida) y que tenga una comunidad de gente dispuesta a hacer conversaciones de lo que sea.

Hay algo que se le resalta al software libre, el cual es la soberanía de lo que hagas con tu software lo que sea, además de demostrar transparencia y honestidad a la hora de hacer pruebas de auditoría (ya en casos como las elecciones municipales/presidenciales resulta ser de vital importancia, ya que eso demuestra una actitud honesta entre los habitantes de determinado país y/o región y los gobernates de éste). En otros casos, brindan un mejor control sobre lo que publicas en Internet (sea multimedia, texto, o lo que sea).

En muchas ocasiones, si las cualidades se ven superadas por los defectos ante un software y/o servicio que recurra al software libre, se opta por migrar por otro mejor. Eso ha pasado con el caso de Unity, un entorno de escritorio que era más bien un shell de GNOME 3 con una implementación bastante irregular, el cual su port a QT generaba más gastos de dinero y menos mejoras técnicas para su portabilidad a otras distros que no sean Ubuntu, por lo que su lanzamiento ha generado una migración masiva a otras distros como Debian, Mint o incluso, Arch. Tampoco ignoremos el caso del software de Oracle -en especial, el de OpenOffice vs. LibreOffice, el cual terminó ganando el segundo por calidad de desarrollo y soberanía-.

Otro factor por el cual algunas personas apoyan al software libre, es por los desarrolladores que les dan vida a dicho software. En el caso de Trisquel, de no ser por Rubén Rodríguez (conocido como "Quidam"), dicha distro estuviera muerta por mucho tiempo como BLAG.

Hasta el momento, con respecto a la comunidad de usuarios de software libre, hasta incluso, se puede debatir temas que no sean necesariamente software ni políticas relacionadas a la información que se sube en Internet. Para debates realmente serios y hasta ayuda para poder descartar la veracidad de determinada información, me ha sorprendido que en las redes sociales federadas me tope con esta calidad de usuarios, las cuales simplemente me quedé encandilado en esta clase de redes sociales. No tengo problemas a la hora de manejar algo que sea práctico. Incluso, me he vuelto un seguidor del Arch Way ni bien instalé Parabola GNU/Linux-libre en mi PC de escritorio (con previo redimensionamiento de particiones, claro) y Arch Linux en mi netbook (ya reemplazando a Debian debido a lo mal que se comportaba SystemD en casos bastante delicados). Muy pocos están metidos en rubros como producción musical, diseño gráfico y hasta diseño CAD que no sea por Blender. Básicamnte, mi actual preocupación es comprobar si es conveniente o no hacer videochats/audiochats a través de XMPP/Jabber, porque casi nadie anda usando Ekiga, y hay pocos usuarios que andan usando GNU Ring, Tox y otros servicios (además, usan Mumble para organizar podcasts). Para remate, si queremos una respuesta que confirme la disponibilidad de coordinar o conocer a alguien, la mejor forma de hacerlo es vía correo electrónico.

En fin señoras y señores, éste ha sido el tema de hoy. Ya he tenido suficiente con lidiar con el inconveniente de ser crackeado (gracias, Wordpress).


No, señor. Ud. no es un ermitaño si opta por usar una distro avalada por San IGNUcio.

0 comentarios:

Publicar un comentario